Este nuevo modelo estrena dos motores, gasolina y diésel, y monta tracción integral, lo que nos da algunas pistas sobre el inminente SUV de Alfa Romeo, el Stelvio. Pero quedémonos con la berlina en esta interesante variante y veamos cuánto de picante lleva dentro. Prueba: Alfa Romeo Giulia Veloce. El deportivo equilibrado.

Veloce: rápido en italiano. Y una definición que tiene su historia dentro de la marca. Con el Alfa Romeo Giulia Veloce GT, Marcelo Mastroianni conquistaba el corazón de Catharine Deneuve en los años 60. También cayeron rendidos ante el modelo unos cuantos pilotos de carreras, que lograron no pocas victorias. Ahora, el nuevo Alfa Romeo Giulia Veloce, pretende continuar la leyenda.

No le faltan argumentos: bajo el capó, monta el hermano pequeño del bloque del modelo tope de gama Quadriflogio, que baja aquí de 510 a 280 CV. Desde luego, es mucho más divertido de llevar que el diésel de 210 CV, algo perezoso en las recuperaciones de 130 a 160 km/h (algo que no notaremos en nuestro país por las restricciones de velocidad, pero sí los alemanes en sus autovías sin límite). Al menos, compensa a su conductor con un consumo realmente bajo de 4,7 litros cada 100 kilómetros.

La versión de gasolina es, sencillamente, otra cosa: traga 6,4 litros de media, lo que no está nada mal si tenemos en cuenta que pasa de 0 a 100 km/h en solo 5,2 segundos, 1,6 antes que su hermano diésel. Y no para hasta los 240 km/h. En conjunción con la caja automática de ocho velocidades, lo cierto es que los abrumadores 400 Nm de par se vuelven muy gestionables y aprovechables.

¿Quieres saber cuáles son los rivales directos del Giulia?

En el gasolina se notan más las diferencias entre los modos de conducción. En Dynamic, esta berlina de 1.605 kilos se convierte en un auténtico bólido, mientras que en el programa ahorrador Advanced Efficiency es un coche de lo más relajado. De lo que no hay duda es de que, elijas gasolina o diésel, en ambos casos la diversión al volante es muy elevada y nos hará más felices aún saber que cuestan en torno a los 25.000 euros menos que la versión Quadrifoglio. ¿Merece la pena pagar tamaña diferencia?

Pues no lo tenemos claro. Porque lo cierto es que en esta variante Veloce, el Giulia ya es un deportivo con todas las de la ley. La tracción integral prioriza las ruedas traseras, puesto que envía toda la potencia al eje posterior y solo la reparte con el delantero en caso de que detecte pérdidas de tracción. Esto permite jugar de forma controlada con el deslizamiento de la zaga, con la garantía de que el ESP entrará en acción si nos pasamos con el acelerador.

Pero hay más: la tracción integral tiene un peso muy contenido de menos de 50 kilos, e incorpora algunas finezas cono un diferencial abierto. Es el que se encarga de enviar, en caso de que se necesario, el 60% de la fuerza al eje delantero. Y también reparte el par entre los dos ejes con una diferencia de hasta el 2,5%. Resultado: una inserción ágil en las curvas con un aporte extra de estabilidad y control de la trayectoria. La dirección es precisa con un tacto nada artificial, aunque echamos en falta, habida cuenta de las prestaciones, que sea algo más comunicativa. El Alfa Romeo Giulia Veloce tiene un tarado de los amortiguaciones tirando a rígido, pero no llega a ser incómodo.

En el cockpit, lo cierto es que la variante Veloce no se diferencia del resto. Los acabados son claramente mejores que en modelos anteriores de Alfa Romeo, solo la háptica a veces no resulta todo lo refinada que promete el excepcional aspecto de sus botones y mandos.

El Giulia no ofrece faros de LED, pero lo cierto es que las luces de xenón hacen un gran papel a cambio. El jefe de la marca, Fabrizio Curci, ha prometido que en breve dispondrá de tecnología LED Matrix.

Sin duda, las variantes Veloce ofrecen muchas sensaciones deportivas al volante al tiempo que son lo suficiente cómodas para viajar en familia. Y son mucho más baratas que el poderoso Quadrifoglio. ¿Te convencen o quieres seguir buscando? Si es así, encuentra tu berlina ideal rápidamente en nuestro recomendador.

FUENTE

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.